Usuarios del Subway acusan a la MTA de mentirles

Comments are closed

El tren se ha detenido momentáneamente. Hay tráfico con otro tren delante de nosotros y por favor, tengan paciencia”. Esas se han convertido en frases muy familiares para los 5.7 millones de personas que cada día se movilizan entre las 469 estaciones del Subway de la Gran Manzana. Pero a los usuarios ya se les colmó la paciencia, y muchos insisten en que esos anuncios ‘automáticos’ de la Agencia Metropolitana de Transporte (MTA) son una farsa y sólo tratan de esconder los verdades problemas en el sistema.

Los constantes retrasos, a veces de hasta media hora, como los ocurridos el lunes pasado cuando el servicio de casi una decena de líneas se vio seriamente afectado por problemas de energía y fallas en las señales, tienen a los pasajeros hartos. Y aunque la MTA se defiende y asegura que está tratando de hacer su mejor trabajo para prestar un servicio más moderno y efectivo, usuarios como María Salazar sienten que esa agencia le está mintiendo a los neoyorquinos.

“No se vale que uno tenga que esperar hasta media hora y más a que pase el tren, y que ni siquiera sean capaces de informar bien las cosas, pues muchas veces uno mira los avisos y dicen que el tren viene en camino y no es verdad”, aseguró bastante frustrada la mexicana, quien depende de las líneas N o R para ir a trabajar en labores de limpieza desde su casa en Sunset Park, Brooklyn, hasta el Upper West Side en Manhattan.

“Ya estoy cansada de las mentiras de la MTA y de esos retrasos que han puesto mi trabajo en riesgo. Yo entro a las nueve de la mañana y muchas veces he llegado a las diez y quince, y aunque no me han corrido, esas demoras me atrasan todo el día y lo mismo me pasa cuando regreso a mi casa”, dijo la pasajera.

Para muchos usuarios, como el ecuatoriano Jorge Manosalvas, de 72 años, lo que más le frustra y que cataloga como una burla de la MTA, es que la oficina de reclamos no ofrece un buen servicio y no resuelve los problemas de los pasajeros.  “Mi nieto llamó a presentar la queja y no solo se demoró un montón esperando en el teléfono con una musiquita fastidiosa sino que eso de nada sirvió, pues dijeron que había que volver a llamar en 21 días a preguntar por el seguimiento de la queja con un número de referencia que dieron, y a la semana siguiente los retrasos estuvieron peores”.

Otra de las molestias de este usuario es que, según asegura, por culpa de los retrasos ha perdido dos citas médicas prioritarias y nadie responde por esas fallas. “Yo ya soy un anciano que tengo que estar controlando mi diabetes cada rato y ni madrugando más de la cuenta pude llegar a tiempo a ver a mi doctor por culpa del tren”, comentó resignado el abuelo de Queens.

El senador estatal Michael Gianaris se sumó a las voces de inconformidad de los pasajeros del Subway y aseguró que la MTA no está tomando decisiones inteligentes para resolver la crisis.

“Los usuarios tienen toda la razón en pensar que la MTA miente. La MTA es un desastre y se está volviendo peor. Hay un problema diario con los trenes, tienen dinero que no están usando de manera sabia, tampoco tienen suficiente dinero, el Estado no está ayudando a resolver el problema y el Gobernador tampoco está haciendo bien su trabajo”, comentó el legislador, al tiempo que criticó que en vez de encarar problemas de fondo la Autoridad Metropolitana de Transporte ha fugado recursos en proyectos innecesarios.

“La MTA es una agencia del Estado y el Estado tiene que asegurarse de que se usen bien los recursos para resolver el problema en vez de usarlos para que las estaciones luzcan bonitas. Ellos no están haciendo nada para que los trenes corran más rápido y a tiempo, acaban de quitar 1,000 millones de dólares de la reparación de señales y compra de más trenes para hacer las estaciones más atractivas. Están yendo hacia atrás”, agregó Gianaris, quien tiene un proyecto de ley para que los millonarios paguen un impuesto que genere más recursos para agilizar los proyectos de la MTA, pero no cuenta con el respaldo de Cuomo ni de los republicanos.

Insisten en auditoría
Pero la frustración y la preocupación ante los constantes retrasos que según un estudio realizado por la Oficina Independiente de Presupuestos de la Ciudad, generan pérdidas anuales de hasta $307 millones, no solo es de los usuarios del común, sino también embarga a los líderes políticos de la Gran Manzana.

Y es que tras saber que el promedio de retrasos mensuales se ha incrementado en más de 230%, pasando de unos 20,000 reportes en el 2012, a más de 67,450 en mayo del 2017, el presidente del Comité de Transporte del Concejo, Ydanis Rodríguez, no solo justificó el sentir de los usuarios sino que además exigió a la MTA mayor seriedad para resolver los problemas.

“Hay que entender la molestia y frustración de los neoyorquinos con la MTA, pues no es justificable que una corporación que tiene un valor de más de 3,000 millones de dólares y más de 30,000 millones de dólares en proyectos capitales, no haya logrado modernizar el servicio con un sistemas de señales que según ellos tomará hasta el 2045 para actualizarse. Eso es inaceptable y pido que se haga en un período de 10 años”, exigió el concejal, tras destacar que la crisis por la que atraviesa la MTA ha sido producto de “la irresponsabilidad y falta de liderazgo” de la MTA durante muchos años.

Comments are closed.