Las ansiedades que crea en los jóvenes olvidar el celular

Comments are closed

Santo Domingo.- Utilizar el celular puede ser visto como una acción normal de la cotidianidad, pero en la actualidad hay un uso desmedido de este aparato que podría llegar a convertirse en una adicción  como cualquier otra.

Hoy en día los jóvenes permanecen largas horas frente a la pantalla de su móvil, en donde hacen todo tipo de actividades, desde jugar, escuchar música, reproducir videos o acceder por largas horas a las redes sociales.

La psicóloga Yenerva Pineda señala que más que una dependencia o adicción a los aparatos electrónicos se denomina una enfermedad llamada nomofobia. Esta no es más que el miedo de no tener a la mano el teléfono celular, creando la misma igual o peor ansiedad que cualquier consumo de sustancias controladas.

La especialista explica que al igual que las drogas los efectos secundarios de la adicción o dependencia de cualquier aparato electrónico posee una separación en la convivencia adecuada entre un individuo u otro, ya que la persona con nomofobia prefiere mantener una relación vía telefónica que hacerlo de manera directa y social inclusive en el ambiente laboral y familiar.

El ser dependiente inicia por una respuesta rápida a la solución de un problema que en este caso la tecnología fue acogida por traer grandes soluciones a problemas de manera rápida en solo un clic, generando esto una dependencia y apego a los aparatos telefónicos los cuales van arropando el mercado con muchas facilidades para que sus usuarios, sin tener que movilizarse, obtengan respuestas en menos tiempo a sus necesidades.

Como todas las adicciones, el ser dependiente del teléfono celular tiene sus factores de riesgo y consecuencias que van desde lo personal, familiar, laboral y social, corriendo el riesgo de padecer de baja autoestima, depresión, tener conflictos familiares por la poca integración, perder las amistades ya que no le dan deseos de compartir en las actividades sociales, ni interactúan por la dependencia al celular y en muchos de los casos pasan por ser desahuciados en lo laboral por baja productividad.  

Pineda manifiesta que a pesar de que las investigaciones sobre esta moderna enfermedad arrojan que el mayor porcentaje de personas que la padecen está entre los jóvenes y adolescentes por su vulnerabilidad, no es menos cierto que muchos adultos la padecen por el estilo de vida agitado en el que están sumergidos, sumado a esta enfermedad otras como son la ansiedad, dolores musculares, problemas de comunicación y del lenguaje entre otras.

DETRÁS DE LA CONDICIÓN

A las adicciones y dependencia no se llega solo, en el caso que se está tratando hay mucho mercadeo y experiencias de usuarios satisfechos, es por eso que quienes padecen de esta enfermedad deben saber que lo primero es buscar ayuda profesional, no sentirse culpable y tener paciencia en las terapias a iniciar para poder ver los resultados. Es de suma importancia la integración familiar en la búsqueda de solución.

Si crees padecer este tipo de enfermedad, descúbrelo tú mismo, has ejercicios de desapego al teléfono, desactiva los botones de notificaciones, sé más participativo en tareas que impliquen utilizar ambas manos por un tiempo prolongado, dedica un día a no hacer uso del celular.

Perjudicial

Son más vulnerables las personas jóvenes, que desean tener siempre la última versión tecnológica, con lo que sienten que mejora su status y su autoestima.

Aquellos que no pueden tener ratos de silencio y de soledad, que permiten pensar, hacer tareas cotidianas, dedicar un tiempo a la lectura o ser más uno mismo.

Las adicciones tecnológicas tienen parecido con otras y pueden incluir además, el uso indiscriminado del internet, de los videojuegos, reproductores de música MP3 o la televisión misma.

@listin

Comments are closed.